El presidente del regulador energético en México renuncia a su cargo

El presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer, ha anunciado que dejará su cargo el próximo 15 de junio. El dirigente ha presentado su dimisión tres meses después de las acusaciones de supuestos conflictos de interés que hizo en su contra el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. En su carta de renuncia, García Alcocer reconoce diferencias con la visión de los nuevos consejeros de la CRE. “La máxima instancia de toma de decisiones de la Comisión, el órgano de gobierno, tiene hoy una nueva composición con una visión mayoritariamente diferente a la mía”, ha explicado. 

Su mandato, que debía prolongarse hasta 2023, culminará en los próximos 12 días. En su mensaje de despedida, García Alcocer destaca el papel que desempeñó la CRE a partir de la promulgación de la reforma energética de la Administración de Enrique Peña Nieto en 2013. Esto significó la llegada de nuevos participantes privados a los mercados petrolíferos, de energía eléctrica y gas natural, y decenas de nuevos permisos para operar. En su balance, el titular de la Comisión indicó que se marcha satisfecho. “Hacia adelante, seguiré aportando al desarrollo del sector energético, ahora desde una plataforma de investigación y docencia”, concluye.

Con esta carta, García Alocer pone punto final a una ríspida relación con el Gobierno de López Obrador. El funcionario fue una de las primeras voces críticas contra los recortes presupuestales en los organismos autónomos. En diciembre pasado, García Alcocer aseguró que no podrían operar una oficina con una tercera parte de los recursos. La ofensiva de la Administración de López Obrador se daría a conocer semanas después.

El líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) señaló a García Alcocer por presuntos conflictos de interés en el sector energético. La secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, aseguró que varios familiares de García Alcocer trabajan en empresas de gas natural y generación de electricidad. Además, la Secretaría de Hacienda abrió una investigación a las ocho empresas vinculadas a García Alcocer por presunto fraude fiscal. El presidente de la CRE respondió a las acusaciones con otra ofensiva asegurando que las instituciones de Gobierno se estaban utilizando para fines políticos.

En paralelo al intercambio de acusaciones, la CRE ha sufrido una reestructuración interna derivada de las dimisiones de consejeros y la renovación de su órgano de gobierno en los últimos meses. Este cambio no estuvo exento de polémica debido a que las ternas enviadas por el Ejecutivo fueron rechazadas en dos ocasiones por los legisladores argumentado una falta de preparación de los aspirantes. Finalmente, en abril pasado, los nuevos integrantes designados directamente por López Obrador ocuparon sus puestos. La Comisión, creada en 1993, tiene como principales funciones el otorgamiento de permisos petrolíferos, petroquímicos, gas y generación eléctrica, así como la supervisión de estos mercados. 

Luis Miguel Labardini, consultor del sector energético, explica que este cambio de timón en la CRE refleja la visión del Gobierno de López Obrador de la petrolera estatal, Pemex, y la Comisión Federal de Electricidad (CFE). “Desde la perspectiva de García Alcocer, Pemex y CFE son solamente dos participantes más en el mercado energético, mientras que para la nueva Administración, estas empresas deben continuar teniendo un papel preponderante en el sector”, señala. Además de los tres años al frente de la CRE, García Alcocer ocupó previamente distintos cargos en la Secretaría de Energía (Sener), la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y en la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar). 

Leave a reply